Nosotros Estudios de China Programas Medicina Tradicional China Noticias Artículos

INICIO

CONTÁCTENOS

CENTRO DE ESTUDIOS DE CHINA

El Tao en la Medicina Tradicional China

Coraje inmenso, sagacidad perfecta y acción recta para generar unidad

El 24 de febrero se realizó la conferencia El Tao en la Medicina Tradicional China, a cargo del Dr. Jairo Buitrago Ruiz M.D,  en el auditorio 414 de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional. Con un público de más de noventa personas, esta fue la primera conferencia  del 2016, dentro del Ciclo de Talleres y Conferencias de Calobiótica China (Calidad de Vida) que se han venido realizando desde el año 2015. La conferencia, basada en Libros clásicos antiguos de la Medicina Tradicional China e investigaciones realizadas por médicos chinos actuales, se centró en las formas de prevenir y eliminar la enfermedad en el paciente, según los principios del Dao (道), pensamiento esencial en esta Medicina.


El Dr. Buitrago inició hablando de Yin (Lo receptivo, oscuro, lo femenino) y  Yang (Lo penetrante, luminoso, masculino) presentes en el universo y también en el organismo; una dualidad a partir de la cual se genera unidad ya que, en ciertas circunstancias, un principio puede transformarse en su opuesto. Esta contradicción y lucha entre dos fuerzas opuestas, se manifiesta, por ejemplo, en el equilibrio entre agua y fuego, que se encuentran presentes en todos los aspectos de la vida. Cada uno está controlado y nivelado por su opuesto y cada uno de estos aspectos es una condición de la existencia del otro.  


Un libro clave que expresa la esencia y los métodos  de la Medicina Tradicional China es el Arte de la Guerra de Sun Zi (兵法孙子, ya que el sistema teórico de esta y el nacimiento del libro presentan un origen similar. Por ejemplo, el “no hacer frente a un enemigo impetuoso y no atacar a una formación formidable”, es equivalente a ““No aplicar aguja al calor intenso, al sudor copioso o al pulso débil”.


Una pregunta de interés dentro de la Medicina Occidental y la Medicina Tradicional China es cómo ser un buen médico. Durante la dinastía Tang, Sun Simiao(孙思邈), quien es considerado el padre de la Medicina Tradicional China, dice con respecto a las características de un buen médico: “Su coraje debe ser inmenso; su precaución, minuciosa; su sagacidad, perfecta; y su acción, recta”.


El Dr. Buitrago especifico que una de las características principales de un buen médico es la observación, para así “encontrar códigos sin que el paciente nos haya hablado, por su forma de andar, por su forma de caminar, por su forma de mirar… todo eso nos va a dar unos signos que después vamos a tener en cuenta para saber que es”.


Además, un buen médico, también sabe combinar los métodos rutinarios con los no rutinarios para curar las enfermedades. Es este el caso de un antiguo médico imperial que ante una epidemia, había prohibido el uso de agua debido a que ésta se encontraba contaminada, pero como el agua es una necesidad primordial, las personas seguían usándola. Otro médico, que era muy sabio, decidió, entonces, conseguir las hierbas que curaban, las volvió líquido y las puso en todos los sitios donde había agua. De esta forma, las personas se sanaban al tomarla.


El Dr. Buitrago indicó que otro aspecto a tener en cuenta es la interrelación energética entre los órganos del cuerpo, semejante a los funcionarios de la corte Imperial. Cada uno cumple una función específica, pero por esta misma interrelación entre ellos, la curación de una enfermedad no es tan evidente. Por ejemplo, si un paciente tiene asma, no necesariamente hay que tratar el pulmón. El el riñón tiene la función de almacenar el Qi y por lo tanto tonificar este órgano permite encauzar el Qi (气 ) al punto Dantian (丹 田 )  y calmar el asma.


Si el médico tiene estas cualidades mencionadas, va a poder generar el equilibrio en el paciente, y por tanto, mayores factores anti patógenos para atacar los factores patógenos que puedan aparecer. Al fomentar este factor antipatógeno para combatir el patógeno; es posible enfrentar enfermedades, y aun epidemias.


Así, al encontrar la unidad en sí mismo y propender por la unidad del paciente, el médico logra producir en él los factores necesarios para prevenir las enfermedades, sanar las que ya ha adquirido y tener una mejor calidad de vida.



Conferencia de Medicina Tradicional China realizada el  24  de febrero de 2016

Reseña por: Lina Marcela Huang