Nosotros Estudios de China Programas Medicina Tradicional China Noticias Artículos

INICIO

CONTÁCTENOS

CENTRO DE ESTUDIOS DE CHINA

Taller 24 de Agosto de 2016: El inconsciente











Por: Paola López Murillo

Camilo Pinzón, estudiante de Medicina de 9º semestre y Coordinador del Grupo de Estudios Chinos, presentó la charla titulada “Los hemisferios cerebrales”, allí se desmiente la creencia que existe acerca de la supremacía del hemisferio derecho o del hemisferio izquierdo dependiendo de las actividades en que se desenvuelve una persona, por ejemplo, creer que el hemisferio derecho es más usado en personas dadas a lo artístico, y el hemisferio izquierdo es más usado por personas lógicas. Ésta visión actualmente no es aceptada ya que existe una parte del cerebro llamada cuerpo calloso que se encarga de integrar ambos hemisferios e independientemente de la tarea que se realice (desde lo artístico hasta lo científico), ambos hemisferios cerebrales siempre están en funcionamiento y comunicación, razón por la cual se introduce un nuevo concepto desde la psicología, el pensamiento divergente y el pensamiento convergente; el primero tiene que ver con el estudio de distintas posibilidades, de probar nuevos órdenes, de inquietarse, ser creativo y espontáneo, mientras que el segundo es lógico, ordenado, rígido y racional. Sin embargo, todas las personas desde sus diferentes campos de acción o en determinadas situaciones, manejan ambos pensamientos solo que uno predominantemente sobre el otro. Lo efectivamente cierto es que ambos hemisferios trabajan constantemente sin importar las actividades que se hagan.

A continuación se proyectó un video sobre Epigenética (https://www.youtube.com/watch?v=i2zjveew3yI) donde se entendió que aspectos como la salud, la personalidad y la apariencia de un individuo dependen  no solo de la información genética de este sino especialmente de la expresión de los genes, dicha expresión se va determinando a lo largo de la vida de las personas, puede ser heredada de generación en generación, y depende de cosas como la dieta, la exposición a sustancias químicas, el ambiente y la crianza. Es por esto que un par de gemelos pueden convertirse en personas completamente diferentes a lo largo de la vida a pesar de tener la misma información genética.

Por otra parte, se vio la entrevista de Eduard Punset al psicólogo John Bargh de la Universidad de Yale (El experto y sabio inconsciente https://www.youtube.com/watch?v=VMuQOjM38yA) donde se desmiente la idea de que el ser humano es una especie sofisticada que obra consciente y lógicamente sobre todo en situaciones decisivas importantes y se revela que es el inconsciente el que guía la mayor parte de los actos y comportamientos de las personas, es decir, las vidas se rigen no por razones racionales sino por una serie de impulsos externos de los cuales casi nunca nadie se percata. Es de resaltar la comparación entre los 11’000.000 de bits de información que recibe el cerebro cada segundo gracias al inconsciente, contra los máximo 50 bits de información por segundo que recibe el cerebro al estar conscientes. De allí se puede reflexionar acerca de si valen la pena los esfuerzos que hacen las personas a diario por ser seres racionales y lógicos cuando en realidad si tan solo fueran capaces de estar atentas a la gran cantidad de información que el inconsciente recoge para ellas en cualquier situación lograrían percibir información que conscientemente tardarían años en captar. También es de resaltar la función del consciente como máquina del tiempo que puede transportar al pasado gracias a los recuerdos, o al futuro gracias a las proyecciones personales.

Todo esto se conecta no solo con el tema tratado anteriormente acerca de la intuición, sino una vez más con la sabiduría china. Mientras en occidente estas investigaciones son las más novedosas actualmente, el Dr. Jairo Buitrago Ruiz enseña que en oriente estos son estudios recogidos desde hace 5000 años en libros de sabiduría ancestral, donde se sabe que el ser está compuesto por unos estadios de consciencia donde se encuentran los recuerdos del pasado que luego influyen en el raciocinio y que junto con la intuición forman la consciencia, que luego de convertirse en un proceso automático pasan a formar parte del inconsciente. Estos estados de preconsciencia, consciencia, postconsciente e inconsciente se relacionan con los cuatro elementos esenciales de la naturaleza madera, fuego, metal y agua, y a su vez con centros energéticos en el cuerpo humano que al ser trabajados desde los ideógenos (centro generador de ideas en el ser humano) pueden lograr plasmar virtudes en cualquier plano de consciencia y con esto efectuar una sanación real que solo se concibe desde las medicinas tradicionales orientales y no desde la medicina occidental.

En el acto terapéutico con acupuntura se tiene un alcance físico, emocional y espiritual gracias a la concepción oriental del ser humano como un todo en su psiquis, y en equilibrio con el universo. Cuando el individuo es capaz de estar en armonía con lo terrenal y lo celeste y con él mismo, y además comprende y sintoniza su vida en su verdadera dimensión, no hay cabida para enfermedades.

En conclusión, el poder de lograr una vida armoniosa o disfuncional lo tiene el mismo hombre, si quiere ser visto desde la epigenética, controlando la expresión de sus genes a lo largo de su vida, o visto desde su dimensión más profunda, apaciguando la mente concreta para darle cabida a lo abstracto y dejar que el inconsciente se exprese plenamente para darle paso a la intuición y lograr fluir libremente con la vida.