Nosotros Estudios de China Programas Medicina Tradicional China Noticias Artículos

INICIO

CONTÁCTENOS

CENTRO DE ESTUDIOS DE CHINA

Taller 21 de septiembre de 2016: Aprender a Fluir
















Por: Paola López Murillo


Dando continuidad a temas tratados anteriormente tales como la intuición, el inconsciente y el poder de la imaginación, en esta ocasión, el Dr. Jairo Buitrago Ruiz M.D. M.Sc., especialista en Medicina Tradicional China y en pensamiento chino, introdujo el tema “Aprender a fluir” dentro del repertorio de temas relacionados con Calobiótica o el arte de vivir bien, mostrando cómo las investigaciones actuales en campos como neurociencia y psicología, han ido concluyendo aspectos acerca de la calidad de vida que vienen a ser las mismas premisas que han sido plasmadas por la sabiduría milenaria china desde tiempos remotos.

                                                        

En occidente, el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi (ver entrevista con Eduard Punset en Redes 374:https://www.youtube.com/watch?v=hpcktEcPido) ha investigado acerca de la felicidad, la creatividad, entre otros, y es el creador de la teoría del Flujo, teoría que enuncia que el estar en un estado de flujo es lo más cercano que un ser humano puede estar de la felicidad. Para ello se reconoce la estrecha relación de dos vías entre la felicidad y la experiencia ya que cada ámbito de la vida de una persona se alimenta y alimenta a cada una, estos ámbitos pueden dividirse en tres partes comprendidas como el tiempo en que se es productivo (trabajo, estudio, etc.), el tiempo en que se mantiene el cuerpo (alimentación, cuidado, aseo, etc.) y por último, el tiempo libre o el tiempo en donde se aprende.  Lo paradójico es que la mayoría de las personas no fluyen en el tiempo productivo ni en el tiempo libre: estando trabajando o estudiando desean constantemente que llegue el tiempo de ocio, pero cuando este llega no fluyen porque no saben qué hacer al no tener objetivos claros, luego no gestionarlos y finalmente no tener una retroalimentación de lo que se hizo, tres pasos que sí se manejan dentro del trabajo.


Csíkszentmihályi expresa la necesidad de las personas de entrar en un estado de flujo permanente en actividades artísticas, musicales, deportivas, pero también en el trabajo, con la familia, los amigos, etc., teniendo en cuenta que hoy en día la jubilación y el aumento de la esperanza de vida hacen que el tiempo libre de una persona haya aumentado a casi 40 años, 40 años que si no se estructuran mantendrán a la persona en un estado de infelicidad. El flujo en el trabajo y en el tiempo libre se consigue haciendo lo que a la persona le apasiona, aprovechando las habilidades y destrezas propias y eso combinado con los tres pasos mencionados anteriormente (objetivos, gestión y retroalimentación). “Cuando la información es coherente con los objetivos la energía psíquica fluye sin esfuerzo, no hay preocupaciones, se llega a profundos estados de concentración, enfoque y se deja llevar por las sensaciones”, lo que se llamaría conciencia plena e intuición, factores que según esta visión, conducen al amor, a disfrutar cada momento en lo que se hace.


El Dr. Buitrago menciona que desde la Medicina Tradicional China el fluir se maneja desde el órgano del corazón porque visto desde el plano físico, es el encargado de que la sangre fluya a través de todo el cuerpo humano -y por lo tanto uno de los grandes responsables de que todo el conjunto funcione armónicamente- pero en un sentido más profundo, es el sitio donde se genera el amor, esa condición de flujo, vibración y sintonía universal en el ser que genera compasión, fe, esperanza y caridad. Es allí, en el corazón, donde reside el Shen 神, la parte del alma que maneja el sistema mente-espíritu de la persona. Sistema que no solo siente las emociones sino que también es el responsable del pensamiento y la cognición, por lo que un Shen 神 sano es el que es capaz de integrar sentir con razón, es el responsable de la consciencia plena y la claridad mental. Así que, desde medicina tradicional china, el estado de flujo se maneja no desde el cerebro sino desde el corazón, emperador de todos los órganos, responsable de la armonía del ser.


Sin embargo, para entrar en dicha vibración de amor donde se vive en un gozo permanente -que viene a ser el verdadero sentido de la felicidad- es necesario abrir la puerta de ese corazón desde adentro, desde el timo (glándula de la felicidad) visto como un proceso energético/esencial y no como un acto material.


Dicho estado de flujo planteado por el investigador fue identificado bastante tiempo atrás desde la sabiduría china y puede ser visto desde Confucio en la importancia de los Ritos: el actuar acorde al lugar, al momento y a los que nos rodean, sin juicio, genera pautas de dominio de uno mismo, capacidad de resolución de situaciones, firmeza y serenidad, mesura, ecuanimidad,  solidez, perspectiva y madurez. “Al no buscar tener la razón y al amar al prójimo como a uno mismo sólo se consigue ser feliz, un estado de paz innombrable” afirma el Dr. Buitrago. Finalmente, es el amor -energía que brota desde el corazón y manejada por el Shen 神 (mente-espìritu)- el responsable de sumergir al ser humano en la corriente de la felicidad eterna.