Diana Andrea Gómez

Revista Amigos de China #9, Asociación de la Amistad Colombo-China, Bogotá, Noviembre 2010.

Claves del ascenso de China en el siglo XXI

Giovanni Arrighi fue uno de los pocos intelectuales occidentales que más se dedicó a estudiar de manera sistemática el ascenso chino. Para él es un mito que el posicionamiento de china en el escenario mundial se deba atribuir a una supuesta adhesión al credo neoliberal, argumento que la mayoría de los analistas sobre China sostiene desde Occidente.

Arrighi busca las razones del ascenso de china en consideraciones no observadas antes por académicos occidentales. En esto radica el éxito de su análisis. En primer lugar, él se sitúa en una óptica de larga duración, punto clave para entender las dinámicas de una cultura tan milenaria como la china. En segundo término, y gracias a lo anterior, Arrighi destaca que mucho antes del surgimiento de los estados nacionales europeos y de su sistema internacional westfaliano, “los estados de Asia oriental más importantes —desde Japón, Corea y China hasta Vietnam, Laos, Tailandia y Kampuchea eran estados nacionales”. En tercer lugar, la mirada de largo plazo, unida al conocimiento de la historia mundial, le permitió esgrimir el argumento de que el ascenso de Asia Oriental se ha debido a la confluencia de la revolución industrial europea —por todos conocida—, y la revolución industriosa asiática, prácticamente desconocida para Occidente. En cuarto lugar, el principal atractivo para Occidente no ha sido solamente una mano de obra barata, sino otras características adicionales: “la alta calidad de esas reservas en términos de salud, educación y capacidad de autogestión”. Arrighi concluye que estos atractivos no los creó el capital extranjero “sino un proceso de desarrollo.., autóctono”.

El gobierno chino es consciente de los riesgos que hoy se corren: “El crecimiento no puede lograrse a cualquier precio, y hace falta instituir una red social básica (que no será completa ni llegará a toda la población antes de 2049, según los planes del gobierno), como única manera de evitar el crecimiento de las desigualdades”.

Gran parte de esta lógica de construcción de una nueva sociedad consiste en aprovechar las enormes diferencias y abismos creados con la implementación de elementos de la economía de mercado. En el fondo, el objetivo es lograr que las diferencias se complementen. Así, el propósito es seguir fomentando el crecimiento de la costa Este de China, la zona más industrializada, con mayor futuro comercial y financiero, para compensar las deficiencias del Oeste, pobre y atrasado, subvencionando la agricultura, eliminando impuestos a los sectores rurales, fomentando el mayor acceso a la educación, en definitiva, disminuyendo la pobreza existente. Y el beneficio para la zona del Este es asegurarse que las zonas rurales provean de alimentos a los 1.330 millones de habitantes del país, que es el mayor reto diario para el gobierno chino.

En ese contexto de cambio, el gobierno se ha propuesto revalorar aspectos de su legado cultural y apropiarse también de iniciativas novedosas con el fin de rediseñar y reinventar su cultura, así como la estructura, procedimientos y tipo de manejo administrativo para el propósito de ampliar y mejorar la efectividad de su gobernabilidad. A ese respecto en “Public Policy in China” se lee:

“Es necesario aprender de nuestra propia cultura, tradición y especialmente de la historia de nuestra ad<ministración política y pública. Otra de las tareas es integrar varias teorías con la actual realidad de la sociedad china. (...) La administración pública china no solamente debe estar limitada a la exploración dentro de una dimensión técnica como la gerencia, el manejo informativo, fiscal y presupuestal, la gestión de política pública, aunque estas técnicas son importantes. Sin embargo, la administración pública china también debe explorar asuntos macroestratégicos como la filosofía pública y el espíritu público”.  Lo anterior muestra la singularidad de la política china la necesidad de proyectarse sin dejar de lado lo técnico lo cuantitativo y valorando las experiencias foráneas pero reconsiderando a la vez el contexto cultural, histórico y filosófico propio, su identidad como nación y como civilización.

Desde esta perspectiva, Occidente debe reconsiderar su visión sobre China y el Asia en general, ya que estamos muy seguramente asistiendo a lo que K. Mahbubani ha llamado la emergencia un Nuevo Hemisferio Asiático, donde cultura y política van de la mano.

Nosotros Estudios de China Programas Medicina Tradicional China Noticias Artículos

INICIO

CONTÁCTENOS

CENTRO DE ESTUDIOS DE CHINA